Close

New articles

¿Necesitas que el día tenga 36 h?

Cómo empleas tu tiempo es un componente importante de tu evolución, ya sea profesional o personal. Sin embargo, con solo 24 horas al día y montones de tareas y distracciones, a la mayoría nos cuesta gestionar el tiempo. Pero lo bueno es que puedes aprender algunos trucos y consejos prácticos para gestionar tu tiempo de forma inteligente. Al poner a prueba varios consejos de gestión del tiempo, aprenderás lo que funciona y lo que no funciona para ti.

Haz una audición de tiempo -

El primer paso para gestionar el tiempo de forma eficaz es saber en qué lo gastamos. Registra cuánto tiempo dedicas a una actividad. Una vez que tengas una visión de conjunto, haz ajustes y prioriza las áreas clave.

Aprende a lidiar con el estrés -

Parte de aprender a gestionar mejor el tiempo consiste en afrontar adecuadamente el estrés. Descubre una actividad que reduzca el estrés, como meditar o escuchar música.

Organiza tu email -

Si tu trabajo implica recibir montones de correos electrónicos, tómate tu tiempo para ordenarlos. Por ejemplo, crea una carpeta para los correos que requieren atención inmediata y otra para los que pueden esperar.

Rompe tu burbuja de procrastinación -

La procrastinación puede hacerte perder mucho tiempo. Puede que dediques mucho tiempo a pensar o que te aburras en el trabajo. Cuando esto ocurra, intenta organizar tu trabajo y estar presente.

Establece plazos límite -

Puede que pienses que los plazos no son más que una presión añadida, pero en realidad están ahí para garantizar la responsabilidad. Y esto es esencial si quieres aprender a gestionar mejor el tiempo.

Crea una lista de cosas que hacer -

Las listas de tareas son recordatorios. Si las escribes en el móvil, puede que te olvides de ellas. En lugar de eso, escríbelas en papel y ponlas donde puedas verlas fácilmente.

Madruga -

Empezar el día temprano tiene grandes ventajas. Por ejemplo, puedes realizar más tareas en un día, como hacer ejercicio o planificar antes de ponerte a trabajar. Pero asegúrate de dormir lo suficiente para tener energía para todo el día.

Saca tiempo para ti antes de empezar el día -

Ya sea tomando una buena taza de café o leyendo un libro durante 15 minutos, tómate algo de tiempo para ti antes del trabajo. Así aumentarás tu productividad y empezarás el día de buen humor.

Haz que la planificación forme parte de tu día -

La planificación es una de las estrategias de gestión del tiempo más eficaces y poderosas que puedes aplicar. Puede ayudarte a organizar adecuadamente tu día y tus rutinas.

Prioriza las tareas urgentes -

A primera hora del día, tus niveles de energía y productividad son mucho más altos, así que dedica este tiempo a tus tareas más urgentes.

Minimiza las distracciones -

Separa tu correo electrónico personal del de trabajo. Y mantente alejado de las actividades que más perjudican tu eficacia durante las horas de trabajo.

Desactiva las notificaciones de las redes sociales -

Las notificaciones de las redes sociales pueden distraerte mucho. Así que, para evitar la tentación de mirar el móvil a menudo, desactívalas.

Establece metas alcanzables -

Establecer objetivos alcanzables te orientará sobre dónde concentrar tus esfuerzos. Sin embargo, recuerda que debes ser realista.

¿Necesitas que el día tenga 36 h?

Cómo empleas tu tiempo es un componente importante de tu evolución, ya sea profesional o personal. Sin embargo, con solo 24 horas al día y montones de tareas y distracciones, a la mayoría nos cuesta gestionar el tiempo. Pero lo bueno es que puedes aprender algunos trucos y consejos prácticos para gestionar tu tiempo de forma inteligente. Al poner a prueba varios consejos de gestión del tiempo, aprenderás lo que funciona y lo que no funciona para ti.

Haz una audición de tiempo -

El primer paso para gestionar el tiempo de forma eficaz es saber en qué lo gastamos. Registra cuánto tiempo dedicas a una actividad. Una vez que tengas una visión de conjunto, haz ajustes y prioriza las áreas clave.

Aprende a lidiar con el estrés -

Parte de aprender a gestionar mejor el tiempo consiste en afrontar adecuadamente el estrés. Descubre una actividad que reduzca el estrés, como meditar o escuchar música.

Organiza tu email -

Si tu trabajo implica recibir montones de correos electrónicos, tómate tu tiempo para ordenarlos. Por ejemplo, crea una carpeta para los correos que requieren atención inmediata y otra para los que pueden esperar.

Rompe tu burbuja de procrastinación -

La procrastinación puede hacerte perder mucho tiempo. Puede que dediques mucho tiempo a pensar o que te aburras en el trabajo. Cuando esto ocurra, intenta organizar tu trabajo y estar presente.

Establece plazos límite -

Puede que pienses que los plazos no son más que una presión añadida, pero en realidad están ahí para garantizar la responsabilidad. Y esto es esencial si quieres aprender a gestionar mejor el tiempo.

Crea una lista de cosas que hacer -

Las listas de tareas son recordatorios. Si las escribes en el móvil, puede que te olvides de ellas. En lugar de eso, escríbelas en papel y ponlas donde puedas verlas fácilmente.

Madruga -

Empezar el día temprano tiene grandes ventajas. Por ejemplo, puedes realizar más tareas en un día, como hacer ejercicio o planificar antes de ponerte a trabajar. Pero asegúrate de dormir lo suficiente para tener energía para todo el día.

Saca tiempo para ti antes de empezar el día -

Ya sea tomando una buena taza de café o leyendo un libro durante 15 minutos, tómate algo de tiempo para ti antes del trabajo. Así aumentarás tu productividad y empezarás el día de buen humor.

Haz que la planificación forme parte de tu día -

La planificación es una de las estrategias de gestión del tiempo más eficaces y poderosas que puedes aplicar. Puede ayudarte a organizar adecuadamente tu día y tus rutinas.

Prioriza las tareas urgentes -

A primera hora del día, tus niveles de energía y productividad son mucho más altos, así que dedica este tiempo a tus tareas más urgentes.

Minimiza las distracciones -

Separa tu correo electrónico personal del de trabajo. Y mantente alejado de las actividades que más perjudican tu eficacia durante las horas de trabajo.

Desactiva las notificaciones de las redes sociales -

Las notificaciones de las redes sociales pueden distraerte mucho. Así que, para evitar la tentación de mirar el móvil a menudo, desactívalas.

Establece metas alcanzables -

Establecer objetivos alcanzables te orientará sobre dónde concentrar tus esfuerzos. Sin embargo, recuerda que debes ser realista.